Entrevista al reconocido iPhone filmmaker Conrad Mess

iPhone filmmaker Conrad Mess

Después del éxito cosechado con “The other side”, el reconocido iPhone filmmaker Conrad Mess, regresa con su nuevo trabajo “Time to pay off debts”.  En entrevista concedida a Punto apparte, Conrad nos habla sobre los detalles acerca de su nuevo corto y nos desvela algo sobre sus planes futuros. Continua leyendo y conoce más sobre este afamado director de cine.

  • Cuéntanos cuáles fueron tus inicios. ¿cómo llegas a esto de ser lo que le llaman un  iPhone filmmaker? ¿ es correcto el término o sería más adecuado el de director de cine/cortometrajes?

Puedes llamarme Sara si quieres jajaja…
El término ha utilizar es válido en cualquiera de los dos casos, iPhone filmmaker, o smartphone filmmaker si no quieres nombrar a Apple, pero obviamente también director de cine, la herramienta que utilices para plasmar una historia es indiferente mientras registre imagen y sonido. Yo he tenido que escuchar que hacer cine con un móvil no es hacer cine, o que los que no hemos estudiado cine no deberíamos hacer cine, en fin…

Respecto a como empecé, es simple, siempre me ha gustado el cine, de hecho la primera vez que pensé: “Quiero hacer cine”, fue hace más de 20 años, tengo 42, pero ya sabes, por circunstancias de la vida, nunca te lanzas, hasta que un día me decidí y lo hice, cogí la cámara de las vacaciones y a unos amigos y sin ningún otro medio o presupuesto, en 2011 estrenamos “Avenger Love”. Parece que a la gente le gustó, pero me di cuenta de que sin medios ni presupuesto, no se puede competir con gente que si los tiene. Por aquel entonces, empezaban a aparecer en USA festivales para cortos rodados con móvil, y pensé: “Aquí tenemos todos las mismas oportunidades”, y me tiré de cabeza, y desde entonces hasta ahora.

  • ¿ Porque IPhone y no Android?

La razón al comienzo fueron las third parties, quiero decir, Apple tenía un modelo de teléfono, cualquier otra marca, que podía incluso tener mejor cámara, como Samsung o Nokia, tienen 7000 modelos distintos, cuando se comenzó a utilizar el teléfono para rodar, se comenzaron a  fabricar artilugios que te ayudaban a desarrollar esa función, como carcasas para acoplar lentes, sliders, steadycams… La mayoría de estas third parties son americanas y Apple en USA era/es como una religión, eso sumado a lo que te decía de Apple y la producción de un sólo modelo, hizo que éstas empresas se decantarán por fabricar sus productos para iPhone.

Además de ésto, Filmic Pro, la mejor app para grabar en video, sólo existía para IOS. Hoy en día tienes la filmic en android y hay gadgets adaptables a cualquier modelo de teléfono, la razón por la que aún utilizo iPhone hoy en día es por la relación de amistad que he creado con algunas de estas third parties, pero si he de ser sincero, yo siempre he sido de Samsung, de hecho es lo que llevo en el bolsillo, pero esto queda entre tú y yo ahora que nadie nos oye.

  • ¿Cómo ves el futuro del uso smartphone dentro del cine? Es un caso “aislado” o hay otros cineastas que ya experimentan con su uso?

Lo de experimentar ya se ha quedado atrás. La primera producción “gorda” que se hizo con iphone fue en 2010, creó, por Park Chan-Wook, el director coreano responsable de “Old Boy”, su mediometraje “Night Fishing”, ganó en la Berlinale y estaba rodado con 3 iPhone 4. Así que, 6 años después, como te decía, ya no es algo nuevo, otra cosa es que a España las cosas, como siempre, llegan mucho más tarde y nunca se le da importancia. Para que te hagas una idea, Cinephone, el festival más importante de móviles en España, dirijido por David Cornadó, recibe cada año alrededor de 500 producciones de todo el mundo.

El futuro del smartphone filmmaking dependerá de lo que haga la industria, tanto las de telefonía como la cinematográfica, yo lo veo como una posible “cantera” donde “fichar” jóvenes talentos que no tengan medios. Hay niños rodando con teléfono móvil porque no tienen cámara y lo hacen de maravilla. En cualquier caso, seguirá sirviendo para contar historias a los que no tengan acceso a grandes presupuestos.

  • ”Time to pay off debts” es un homenaje al cine negro. Cuéntanos en qué te has inspirado. ¿algún director o inclusive alguna película?

En realidad “Time to pay off debts” nació de la cancelación de otro proyecto, “Desert Eagle”. Era mi proyecto más ambicioso hasta el momento, pero requería de un presupuesto que yo no podía costear, buscamos financiación y nos quedamos a las puertas de poder conseguirla de Samsung, pero finalmente la cosa no salió adelante, así que decidí escribir un guión lo más económico posible, una localización interior y unos actores, “Dessert Eagle” tenía una cantidad brutal de efectos especiales, localizaciones exteriores, vehículos y actores. Así nació TTPOD.

Quise que fuese cine negro porque la ambientación y la localización son para mi de gran importancia, de hecho es como un personaje más, y no soy capáz de entender un peli ambientada en los años 40 en color.

Siempre digo que no hay influencias ni inspiración en ningún director o película, al menos de forma consciente, pero obviamente, aunque no lo sepas, estás poniendo en tu proyecto todas aquellas influencias que han marcado tu vida como espectador de cine, en mi caso Tarantino y Rodríguez, hay gente que dice que David Lynch… ójala! y he de decir que me encanta James Cagney, de pequeño flipaba viéndolo en la tele en películas como “El enemigo público”.

Time to pay off debts iPhone Fil

  • Coméntanos como fue todo lo referente a la organización, equipo técnico y logística  de la producción del cortometraje. ¿Cuántas personas se vieron involucradas en el proyecto. Supongo que no faltaron los imprevistos.

Todo el equipo era neoyorquino menos mi ayudante Naiara, vasca que vive allí. Como yo solo iba a estar allí unos 10 días, los últimos de preproducción y el rodaje, entre el productor, Alex Corn, y yo mismo, nos ocupamos de la preproducción con correos constantes, el casting lo hice online a través de backstage.com, algo así como lo que tenemos aquí, vibook pero a lo bestia. Hice una selección de actores, grabaron en video su papel y finalmente, hice la última audición a través de skype a los seleccionados, y ahí tomé mi decisión.

De equipo éramos unas 6 ó 7 personas, dependía del día y de la disponibilidad de cada uno de ellos, pero en definitiva un equipo pequeño, lo cual es bueno, pues la localización no era excesivamente grande.

Problemas durante el rodaje, los mismos que en una producción al uso, pero agravado por el hecho de utilizar un móvil como cámara. Te diré por no extenderme demasiado, que decidí rodar con 3 teléfonos a la vez para ahorrar tiempo, ya que el teléfono se calienta y hay que enfriarlo para poder seguir, se llena la memoria y hay que volcarlo al ordenador… así que creí que utilizando varios ganaría tiempo, pero no fue así, los teléfonos se calentaban a su ritmo, se colgaban cuando les apetecía… no son artilugios diseñados para estar rodando 12 horas seguidas. Finalmente lo que hicimos fue grabar con un móvil y cuando le ocurría algo, saltábamos al siguiente para seguir sin parar y aprovechabamos para volcar el contenido de la memoria.

  • ¿Como es un día de trabajo durante la grabación?

Como comentaba, es exactamente igual que una producción normal, te levantas exageradamente pronto, mientras maquillan y visten a los actores, se prepara el set, ultimas detalles con los actores, discutes con los de arte porque la cosa no está como tú quieres, lo arreglan, y si nada más se tuerce, te metes a rodar 12 horas o hasta que algo se tuerce de nuevo, que torcerá… y “vuelva a repetir hasta haber rodado un corto con móvil.”

  • Por lo que comentas, para hacer cine se requiere de mucho presupuesto, por muy pequeño que sea un proyecto. ¿Dónde conseguiste la financiación?

Puede que no me haya expresado bien, en un corto te puedes gastar lo que quieras, pero no tiene porqué ser necesariamente un dineral, de hecho, la gran mayoría son de muy bajo presupuesto, yo hacía referencia a que “Desert Eagle” si que iba a ser caro y por eso necesitaba financiación, y por eso también, no se pudo rodar, porque no la encontramos, pero por ejemplo mis cortos “The Fixer” o “The asking room”, me costaron unos 400€ cada uno.

  • Ya nos has explicado la forma en que conseguiste a los actores, ahora cuéntanos un poco sobre la parte musical. ¿Cómo fue la selección de la banda sonora?

Esto es curioso, en mis cortos anteriores, la música la compraba en shockwave-sound.com, una web donde puedes adquirir licencias para utilizar temas musicales por entre 30 y 50$. Tienen miles, pero casi siempre yo elegía temas de un compositor alemán llamado Pierre Langer, y como en esta ocasión quería algo más exclusivo, me propuse contactar con él. Resulta que tienen un estudio de los mejores en Europa, Dynamedion, así que contacté con ellos y les explique lo que hacía y les hablé de TTPOD.

La sorpresa y el orgullo fue tremendo cuando al contestarme me dijeron que me conocían a mi y a mis cortos, hay que tener en cuenta que han trabajado en proyectos junto a Hans Zimmer o Peter Jackson Hablé con Pierre y con Tilman Sillescu, su socio, que ha sido quien se ha ocupado de componer toda la música. De hecho, ellos se van a ocupar de la música y el sound design de mi siguiente proyecto, mi primer largometraje, esta vez rodado con “cámaras de verdad”, titulado “Dead End”, es una road movie para la que estamos buscando financiación.

En este caso, siendo extremadamente complicado conseguir que te financien un largometraje, al menos los inversores reciben beneficios, cosa que con un corto es harto complicada. Además de mi propio proyecto, me han contactado para otros 3, 2 largos y una serie, pero en un estado aún más prematuro que el mío propio.

Un Comentario

Deja un comentario